¿Es hora de más repúblicas digitales? Teniendo en cuenta Estonia

Since 2005, Estonians have been able to vote online, from anywhere in the world. Estonians log on with their digital ID card and vote as many times as they want during the pre-voting period, with each vote canceling the last. This unique technological solution has safeguarded Estonian voters against fraud, use of force, and other manipulations of remote voting that many American voters are apprehensive about in the 2020 US election.

en flag
nl flag
et flag
fi flag
fr flag
de flag
pt flag
ru flag
es flag

Nota del editor: Compartido con el permiso de The Conversation bajo una licencia Creative Commons, el artículo titulado «Estonia es una 'República Digital' - Qué significa y por qué puede ser el futuro de todos», destaca los atributos únicos de una de las principales sociedades digitales del mundo. Los atributos, que van desde la votación en línea hasta la interoperabilidad de la infraestructura, son cada vez más importantes en el mundo altamente digitalizado y descentralizado de hoy.

Registrada como una sociedad anónima privada en Estonia, ComplexDiscovery OÜ opera prácticamente en todo el mundo y aprovecha muchas de las capacidades de la infraestructura digital avanzada de Estonia, capacidades que también pueden ser de interés para profesionales legales, empresariales y de tecnología de la información independientemente de su ubicación física.

Estonia es una «República Digital»: lo que significa y por qué puede ser el futuro de todos

Escrito por el Dr. Imtiaz Khan, Lector (Profesor Asociado) en Ciencias de Datos, Universidad Metropolitana de Cardiff y Ali Shahaab, Doctor Candidato, Distributed Ledgers/Blockchain Technology, Universidad Metropolitana de Cardiff

La gente de todo el mundo ha estado observando la acumulación de las elecciones estadounidenses con incredulidad. Particularmente confuso para muchos es el furor sobre las papeletas postales, que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insiste que conducirá a un fraude electoral a gran escala, a pesar de la falta total de pruebas que respalden esto. Sin embargo, esta cuestión se ha convertido en una característica central del debate.

Los ciudadanos de Estonia, una pequeña nación de la región del Báltico, tal vez estén especialmente perplejos: desde 2005, los estonios han podido votar en línea, desde cualquier parte del mundo. Los estonios inician sesión con su tarjeta de identificación digital y votan tantas veces como quieran durante el período previo a la votación, con cada voto cancelando el último. Esta solución tecnológica única ha salvaguardado a los votantes estonios contra el fraude, el uso de la fuerza y otras manipulaciones del voto remoto que muchos votantes estadounidenses temen en las elecciones estadounidenses de 2020.

Votar en línea es solo el comienzo. Estonia ofrece los servicios gubernamentales en línea más completos del mundo. En los Estados Unidos, un contribuyente medio sin ingresos empresariales tarda ocho horas en presentar una declaración de impuestos. En Estonia, se tarda sólo cinco minutos. En el Reino Unido, se han gastado miles de millones de libras en TI, sin embargo, el NHS sigue luchando para que los datos de los pacientes sean accesibles a través de diferentes consejos de salud. En Estonia, a pesar de tener múltiples proveedores privados de servicios de salud, los médicos pueden recopilar y visualizar los registros de los pacientes siempre y cuando sea necesario, con el consentimiento de los pacientes, lo que constituye una verdadera bendición en la lucha del país contra el coronavirus.

Se ha convertido en la primera «república digital» del mundo, Estonia ha digitalizado el 99% de sus servicios públicos. Y, en una época en la que la confianza en los servicios públicos está disminuyendo en todo el mundo, Estonia logra persistentemente una de las mayores calificaciones de confianza en el gobierno de la UE. El gobierno estonio afirma que esta digitalización de los servicios públicos ahorra más de 1.400 años de tiempo de trabajo y el 2% de su PIB anualmente.

El salto del tigre

La fundación de esta república digital se remonta a 1997, una época en la que sólo el 1,7% de la población mundial tenía acceso a Internet, una start-up llamada Google acababa de registrar su nombre de dominio y el primer ministro británico John Major estaba celebrando el lanzamiento del sitio web oficial de 10 Downing Street.

Mientras tanto, el gobierno del recién formado estado de Estonia preveía la creación de una sociedad digital, en la que todos los ciudadanos serían tecnológicamente alfabetizados y la gobernanza sería sin papel, descentralizada, transparente, eficiente y equitativa. El joven gobierno post-soviético decidió abandonar todas las tecnologías heredadas de la era comunista y la ineficiente estructura de servicio público.

En un movimiento radical, el gobierno —que tenía una edad media de 35 años— también decidió no adoptar las tecnologías occidentales. La vecina Finlandia ofreció una central telefónica analógica como regalo y el gobierno estonio se negó, considerando la posibilidad de comunicarse por Internet en lugar de por teléfono analógico.

El Gobierno de Estonia puso en marcha en 1997 un proyecto llamado Tiigrihüpe (Tiger Leap), que invierte mucho en el desarrollo y la expansión de las redes de Internet y la alfabetización informática. Al cabo de un año de su creación, casi todas (97%) de las escuelas estonias tenían acceso a Internet y para el año 2000 Estonia fue el primer país en aprobar leyes que declaraban el acceso a Internet un derecho humano básico. Los puntos de acceso Wi-Fi gratuitos comenzaron a construirse en 2001, y ahora abarcan casi todas las zonas pobladas del país.

El gobierno también entendió que, para crear una sociedad basada en el conocimiento, la información debe compartirse de manera eficiente, manteniendo al mismo tiempo la privacidad. Este fue un entendimiento radical, incluso en el contexto actual, cuando para la mayoría de los países el intercambio de datos entre las bases de datos de las diferentes organizaciones sigue siendo limitado. Se prevé que para 2022, el 93% del total de datos recopilados o almacenados en el mundo serán datos «oscuros» o en silos.

Hace dos décadas, en 2001, Estonia creó un sistema de gestión de datos antisilos llamado X-Road, a través del cual las organizaciones públicas y privadas pueden compartir datos de forma segura mientras mantienen la privacidad de los datos a través de la criptografía. Desarrollado inicialmente por Estonia, el proyecto es ahora una colaboración conjunta entre Estonia y Finlandia.

Un gran número de instituciones financieras y gubernamentales estonias que utilizaban X-Road fueron objeto de ataques cibernéticos desde direcciones IP rusas en 2007. Este ataque dejó claro cuán vulnerables son los sistemas centralizados de gestión de datos, por lo que Estonia necesitaba una tecnología distribuida que fuera resistente a los ataques cibernéticos. Atendiendo a esta necesidad, en 2012 Estonia se convirtió en el primer país en utilizar la tecnología blockchain para la gobernanza.

Gobierno de Blockchain

La tecnología de contabilidad distribuida, comúnmente conocida como blockchain, es la tecnología subyacente de la criptomoneda Bitcoin. La tecnología ha avanzado significativamente desde su creación en 2009 y ahora se utiliza para una variedad de aplicaciones, desde cadenas de suministro hasta combatir la injusticia.

Blockchain es un libro mayor distribuido de código abierto o sistema de base de datos en el que una copia actualizada de los registros está disponible para todas las partes interesadas en todo momento. Debido a esta naturaleza distribuida, es casi imposible para una sola persona o empresa hackear el libro de contabilidad de todos, garantizando la seguridad contra los ciberataques.

La implementación de la tecnología blockchain no solo garantiza la protección contra cualquier ataque futuro, sino que también representa muchos otros beneficios para los estonios. Por ejemplo, en la mayoría de los países, los ciudadanos tienen que rellenar muchos formularios diferentes con la misma información personal (nombre, dirección) cuando necesitan acceder a los servicios públicos de diferentes organismos gubernamentales. En Estonia, los ciudadanos solo necesitan ingresar su información personal una vez: el sistema blockchain permite que los datos relevantes sean inmediatamente accesibles para el departamento requerido.

Esto podría asustar a las personas preocupadas por la privacidad de los datos. Pero los ciudadanos, no el gobierno, poseen sus datos personales en Estonia. Los ciudadanos tienen una tarjeta de identificación digital y aprueban qué parte de su información puede ser reutilizada por cada servicio público. Los estonios saben que incluso los funcionarios del gobierno no pueden acceder a sus datos personales más allá de lo que han aprobado para el servicio público requerido. Cualquier intento no autorizado de acceder a datos personales será identificado como inválido: de hecho, en Estonia es un delito penal que los funcionarios obtengan acceso no autorizado a los datos personales. Esta transferencia de propiedad y control de datos personales a individuos se ve facilitada por la tecnología blockchain.

Esto debería ser una inspiración para el resto del mundo. Es cierto que la mayoría de los países no tienen circunstancias similares a las de Estonia postsoviética cuando se introdujo el salto del tigre. Pero se requiere la misma mentalidad futurista para hacer frente al desafío de la disminución de la confianza.

Lectura adicional

¿Qué es Kratt? Una visión y un concepto para la inteligencia artificial en Estonia

De la estrategia a la X-Road®: Considerar la ciberseguridad a través de la lente de Estonia

Fuente: ComplexDiscovery

De la detección proactiva a las revisiones de violaciones de datos: Detección y extracción de datos confidenciales con Ascema

A steady rise in the number of sensitive data discovery requirements...

¿Restablecer la línea base? Ajustes de tamaño de mercado de eDiscovery para 2020

An unanticipated pandemeconomic-driven retraction in eDiscovery spending during 2020 has resulted...

Nuevo de NIST: Integración de la Ciberseguridad y la Gestión de Riesgos Empresariales (ERM)

NIST has released NISTIR 8286, Integrating Cybersecurity and Enterprise Risk Management...

¿Una alianza nublada? Una nube de próxima generación para Europa

According to Thierry Breton, Commissioner for the Internal Market, "Europe needs...

A Running List: Top 100+ eDiscovery Providers

Based on a compilation of research from analyst firms and industry...

Guía de compradores de eDisclosure Systems — Edición 2020 (Andrew Haslam)

Authored by industry expert Andrew Haslam, the eDisclosure Buyers Guide continues...

¿La carrera a la línea de salida? Anuncios recientes de revisión remota segura

Not all secure remote review offerings are equal as the apparent...

¿Activando la exhibición remota de documentos electrónicos? Una instantánea de DaaS

Desktop as a Service (DaaS) providers are becoming important contributors to...

¿Restablecer la línea base? Ajustes de tamaño de mercado de eDiscovery para 2020

An unanticipated pandemeconomic-driven retraction in eDiscovery spending during 2020 has resulted...

¿A casa o a distancia? Consideraciones sobre el tamaño del mercado y los precios de la colección eDiscovery

One of the key home (onsite) or away (remote) decisions that...

Revisiones y decisiones? Nuevas consideraciones para eDiscovery Secure Remote Reviews

One of the key revision and decision areas that business, legal,...

Una mirada macro al tamaño del mercado de eDiscovery pasado y proyectado de 2012 a 2024

From a macro look at past estimations of eDiscovery market size...

¿Una temporada de cambio? Dieciocho observaciones sobre la confianza empresarial de eDiscovery en el otoño de 2020

In the fall of 2020, 77.2% of eDiscovery Business Confidence Survey...

El caso continuo de restricciones presupuestarias en el negocio de eDiscovery

In the fall of 2020, 49.4% of respondents viewed budgetary constraints...

¿Cuentas pendientes? Métricas operativas de eDiscovery en el otoño de 2020

In the fall of 2020, eDiscovery Business Confidence Survey more...

¿Sostener el timón? Resultados de la encuesta de confianza empresarial eDiscovery otoño 2020

This is the twentieth quarterly eDiscovery Business Confidence Survey conducted by...

DISCO recauda $60 millones

According to the media release, DISCO will use this investment to...

Rampíva y la fusión de grupos RYABI

According to today's announcement, the RYABI Group merger is Rampiva's first...

Fusiones, adquisiciones e inversiones de eDiscovery en el tercer trimestre de 2020

From HaystackID and NightOwl Global to Reveal Data and NexLP, the...

Mitratech adquiere agudeza ELM

According to Mike Williams, CEO of Mitratech, “We came to the...

Cinco grandes lecturas sobre eDiscovery para octubre de 2020

From business confidence and captive ALSPs to digital republics and mass...

Cinco grandes lecturas sobre eDiscovery para septiembre de 2020

From cloud forensics and cyber defense to social media and surveys,...

Cinco grandes lecturas en eDiscovery para agosto de 2020

From predictive coding and artificial intelligence to antitrust investigations and malware,...

Cinco grandes lecturas sobre eDiscovery para julio de 2020

From business confidence and operational metrics to data protection and privacy...